Planner obsession: El Happy Planner de Me&Mybigideas como agenda de trabajo

Toc, toc, aquí la loca de las agendas. 

Ya he dedicado muchos posts a mi obsesión por los planners, agendas, bullet journal, etc. ¡Hasta os enseñé aquí mi cuaderno de profesor! Vamos, que sabéis que esa es una sección fija en el blog porque creo que hay mucho de lo que hablar: decoración, sistemas de planificación, tipología de agendas, ¡un mundo por descubrir!

Hace un par de semanas os conté por Snapchat que me he comprado la agenda azul de LuciaBe para utilizarla para mi organización personal en 2017 pero, ¿qué hay de la agenda de trabajo? 

Durante varios años he sido fiel a la agenda de Mr.Wonderful para el colegio porque tiene un formato muy cómodo y bastante colorido pero el curso pasado coincidí con muchas compañeras y a veces no sabíamos de quién era cada una así que este año decidí cambiar. 

Anduve algún tiempo mirando opciones y  tanteando los Happy Planners de Me&MyBigIdeas así que después de mucho pensármelo decidí darle una oportunidad.  

Hay modelos de Happy Planner casi para cualquier ocasión: los hay de bodas, de recetas, de bebé, de bienestar...en multitud de diseños y colores. Lo positivo de este tipo de agenda es que es totalmente personalizable, ofreciendo muchas posibilidades y complementos. 

Como no sabía si iba a decantarme finalmente por esta agenda porque tiene una disposición bastante diferente a la que estoy acostumbrada a utilizar, decidí minimizar el riesgo comprando el modelo de agenda perpetua, muy adecuada si no escribes diariamente o si quieres empezar la agenda por un mes distinto a los habituales. 


Lo particular de los planners de esta marca es su encadernado, que permite incluir páginas o accesorios sin problema e incluso cambiar el color de las anillas. Yo por el momento he dejado las que venían por defecto pero no descarto hacerme con algunas de un diámetro algo mayor porque he añadido algunos complementos y se está quedando un poco pequeña. 


Yo he elegido un modelo con un diseño bastante neutro porque es el estilo con el que más identificada me siento pero si echáis un ojillo por las tiendas que lo tienen disponible veréis que hay muchos diseños diferentes.  En mi caso, la portada y contraportada son blanco y negro a rayas y las interiores tienen lunares en el mismo color. 


La estructura interior es sencilla y repite su diseño, asignando un color diferente a cada mes del año. 
Cada uno de ellos tiene su respectivo separador, en un papel más grueso, con frases y estampados diferentes e incluye una página inicial del mes con un apartado para destacar cumpleaños, objetivos mensuales, retos, fechas a recordar, etc. 


A continuación, contamos con el calendario mensual a dos páginas. Y aquí está uno de los detalles que hemos de tener en cuenta porque, al tener formato norteamericano, las semanas empiezan por el domingo. No es un aspecto que me incomode del todo aunque preferiría el formato tradicional. 


Mi planner, al tratarse del formato perpetuo, no traía impreso el nombre del mes ni los días, aunque trae varias hojas de pegatinas para que los coloques tú mismo. No tendréis problema si elegís las agendas de año porque ya vienen preconfiguradas para dicho fin. 

A continuación aparecen las páginas dedicadas a la planificación semanal, a dos páginas, con distribución vertical y segmentadas en tres momentos del día: mañana, mediodía y tarde. 
Reconozco que este era el aspecto que más me desconcertaba y que me hacía plantearme si me sentiría cómoda utilizándolo pero me está resultando muy práctico porque tengo mucho espacio para escribir y utilizo las secciones para distintas funciones. Vaya, que no hago caso de la separación por momentos del día porque a mí no me resulta útil pero sí me sirve para diferenciar tareas de aula, reuniones y listas de pendientes. Muy muy funcional. 


La agenda tiene algunos extras que me han resultado muy útiles. En primer lugar, contiene una hoja de bolsillo por ambas caras, con un papel grueso y de calidad que permite que almacenes gran cantidad de papel. En estos bolsillos yo suelo guardar pegatinas, notas rápidas o una plantilla de horario para mi programación de aula. 


Además, incluye una selección de banners y post-its, con un diseño muy bonito para decorar las páginas o escribir pequeñas notas. Como viene troquelado para que lo enganches en las anillas, nunca lo pierdes. Muy buena idea. 


¿Que si me ha gustado el Happy Planner? Mucho. ¿Que si repetiría? Seguramente sí porque me ha sorprendido mucho para bien. Eso sí, me gustaría que se cambiaran algunos aspectos como que la semana fuera de lunes a viernes o que se quitara la distribución de las secciones en los momentos del día porque no me parece que sea útil para todo el mundo. 
Por cierto, si no te gusta que la agenda esté en inglés puedes prescindir de las pegatinas que incluye y estampar los nombres de los meses con algún sellito o si te atreves, animarte con algún tipo de lettering sencillo. Vamos, que puedes ser todo lo creativo que quieras. 

¿Utilizas agenda en el trabajo? ¿Cuál es tu favorita? Estaré encantada de leerte. 

2 comentarios

  1. Puff, yo soy un desastre con las agendas. Me encantan, me las regalan... pero luego se me olvida apuntar cosas en ellas y mirarlas. Este año me regalaron la de Mr. Wonderful, escribí 2 ó 3 veces y no la he vuelto a abrir. Al final termino con mis planners mensuales (en el mejor de los casos) o con mis listas en folios, post-it... un desastre! A pesar de ello aprecio su utilidad y sus diseños bonitos. La tuya realmente lo tiene, me parece muy bonita ;) Un beso y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final lo importante es encontrar el sistema que le funciona a cada persona. Si tú te apañas bien con los post-its, ¡adelante!

      Un besote :)

      Eliminar

Encantada de escucharte :)

© Vinilosrayados • Theme by Maira G.